Cannabis de uso no médico

Pautas de reducción de riesgos

Uso de Cannabis y conducción

Uso de Cannabis y conducción

El cannabis perjudica la cognición, la atención, la reacción y el control psicomotor. Todas estas son habilidades esenciales para conducir o manejar maquinarias. Numerosos estudios han demostrado que el riesgo de siniestros y lesiones relacionadas con la conducción, tanto fatales como no fatales, es de dos a tres veces mayor entre los conductores perjudicados por el uso de cannabis en comparación con los no consumidores. Los impedimentos agudos empiezan poco después del uso y persisten durante aproximadamente 6 horas, pero varían según las características y la constitución del individuo, así como también la potencia y el tipo de cannabis utilizado o la vía de administración.

No hay evidencia sobre los niveles seguros de consumo de cannabis para conducir. Independientemente de las estipulaciones legales, los usuarios deben abstenerse de conducir durante el período que duran los efectos psicoactivos agudos del cannabis. El riesgo de provocar un siniestro es aún mayor cuando se consume cannabis y alcohol juntos, ya que se multiplican sus efectos.

Recomendación 8

Conducir bajo los efectos del cannabis está asociado con un mayor riesgo de participación en siniestros de tránsito. Se recomienda categóricamente que los usuarios se abstengan de conducir (u operar otra maquinaria o dispositivos de movilidad) durante al menos 6 horas después del consumo de cannabis. Es posible que el tiempo de espera deba prolongarse, dependiendo del usuario y de las propiedades del producto de cannabis utilizado. Además de estas recomendaciones, los usuarios están sujetos a los límites legales aplicables con respecto a la conducción bajo los efectos del cannabis. El consumo conjunto de cannabis y alcohol multiplica el deterioro y los riesgos para conducir y debe evitarse por completo.