Cannabis de uso no médico

Pautas de reducción de riesgos

Métodos y prácticas de uso del Cannabis

Métodos y prácticas de uso del Cannabis

Existen muchos métodos para consumir cannabis en la actualidad. Hay evidencia que sugiere que fumar cannabis en combustión, especialmente combinado con tabaco, da como resultado varios problemas pulmonares, bronquiales, incluyendo posiblemente cáncer de pulmón. De hecho, fumar es probablemente el método más peligroso de consumir cannabis. Los riesgos se ven agravados por prácticas tales como la inhalación profunda y la retención de la respiración.

Los métodos alternativos de inhalación incluyen, por ejemplo, los vaporizadores. Si bien éstos reducen los riesgos claves para la salud, no son alternativas totalmente libres de riesgo.

Los productos con cannabis "comestibles" o preparados para ser ingeridos evitan los riesgos relacionados con la inhalación pero retrasan la aparición de los efectos psicoactivos y pueden conducir al uso de dosis más altas.

Recomendación 5

La inhalación habitual de cannabis quemado repercute negativamente en el sistema respiratorio. Si bien los métodos alternativos tienen sus propios riesgos, generalmente es preferible evitar aquellos que implican fumar cannabis quemado, por ejemplo, usando vaporizadores. El uso de comestibles elimina los riesgos en el sistema respiratorio, pero la aparición retardada del efecto psicoactivo puede resultar en el uso de dosis más altas que las previstas y, posteriormente, un aumento de los efectos adversos.

Recomendación 6

Los usuarios deben evitar prácticas tales como "inhalación profunda", retención de la respiración o la maniobra de Valsalva para aumentar la absorción de los componentes psicoactivos al fumar cannabis, ya que estas prácticas aumentan desproporcionadamente la ingesta de las sustancias tóxicas en el sistema pulmonar.