Cannabis de uso no médico

Pautas de reducción de riesgos

Frecuencia e intensidad de uso

Frecuencia e intensidad de uso

Los patrones de uso frecuentes o intensivos aumentan la probabilidad de desarrollar múltiples problemas de salud, incluyendo cambios en el desarrollo o funcionamiento del cerebro (especialmente a una edad más temprana), problemas de salud mental, dependencia del cannabis, conducción peligrosa y lesiones relacionadas, resultados escolares y tendencias suicidas. En general, sobre la base de pruebas científicas, la frecuencia y la intensidad se encuentran entre los indicadores más sólidos y consistentes de los graves y/o prolongados problemas de salud relacionados con el cannabis.

Recomendación 7

El consumo frecuente o intensivo (por ejemplo, diariamente) de cannabis está fuertemente asociado con mayor riesgo de sufrir problemas sociales y de salud relacionados con dicho consumo. Los usuarios deben ser conscientes y estar atentos de mantener su propio consumo de cannabis, así como el de sus amigos o compañeros, en forma ocasional (por ejemplo, consumir sólo un día a la semana, sólo fines de semana, etc.) como máximo.