Cannabis de uso no médico

Pautas de reducción de riesgos

Edad de uso inicial

Edad de uso inicial

Los estudios demuestran que comenzar con el uso del cannabis a una edad temprana, principalmente antes de los 16 años, aumenta los riesgos de una variedad de efectos nocivos para la salud. Por ejemplo, los usuarios que comienzan jóvenes son más propensos a desarrollar problemas relacionados con la salud mental y la educación, así como experimentar lesiones u otros problemas de uso de sustancias. Un factor que contribuye puede ser el impacto del consumo de cannabis en el desarrollo del cerebro, el cual no está completo hasta mediados de los 20 años. Cuanto menor es la edad de una persona al comenzar a consumir cannabis, mayor es la probabilidad de desarrollar problemas de salud, los cuales también son más graves. Por lo tanto, se recomienda diferir el consumo de cannabis al menos hasta después de la adolescencia.

Recomendación 2

El inicio precoz del consumo de cannabis se asocia con múltiples efectos adversos de salud y sociales en la vida adulta joven. Estos efectos son particularmente pronunciados en los usuarios precoces que también realizan un uso intensivo/frecuente. Esto puede deberse en parte a que el uso frecuente de cannabis afecta al cerebro en desarrollo. Los mensajes de prevención deben enfatizar que, cuanto más tarde se inicie el consumo de cannabis, menores serán los riesgos de efectos adversos sobre la salud y el bienestar general del usuario a lo largo de su vida.